MARTIN HACHE

FICHA TECNICA: 
MARTIN HACHE (1997) ***

http://www.tudivanpsi.com.ar/imagenes/image012.jpg

SINOPSIS:
Martín, un cineasta de Buenos Aires radicado en Madrid, hace tiempo ha dejado de dirigir para dedicarse a escribir guiones. Pero en el mismo momento en que le ofrecen dirigir uno de sus propios libros, recibe la noticia de que su hijo, también llamado Martín habría intentado suicidarse. (1)

Producción: Tornasol Films, Aristarain, Gerardo Herrero.
Dirección:     Adolfo Aristarain
Guión:            Adolfo Aristarain y Kathy Saavedra
Música:          Fito Páez
Montaje:        Fernando Pardo
Intérpretes:   Federico Luppi **Martín**
                      Juan diego Botto **Hache**
                      Eusebio Poncela **Dante**
                      Cecilia Roth **Alicia**
                      Ana Maria Picchio **Blanca** 

RESUMEN:
El presente trabajo es un análisis del film Martín Hache tomando como referentes conceptos psicoanalíticos y siendo éstos articulados con el libro titulado Clínica de los Fracasos del Fantasma de la psicoanalista Silvia Amigo, bajo la intención de demostrar una articulación con la clínica actual; se toman para ello conceptos tales como: el deseo del Otro y el fantasma como respuesta; el Acting out de Hache y el Pasaje al acto de Alicia, y por último la vertiente de la Nominación. 

…Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
Reina, torre directa y peón ladino
Sobre lo negro y blanco del camino
Buscan y libran su batalla armada.
No saben que la mano señalada
Del jugador gobierna su destino,
No saben que un rigor adamantino
Sujeta su albedrío y su jornada.
También el jugador es prisionero
(La sentencia es de Omar) de otro tablero
De negras noches y de blancos días.
Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
De polvo y tiempo y sueño y agonías?  (2)

Esta es la historia de unos personajes alrededor de Hache, un chico de diecinueve años, que es enviado por su madre en Argentina, con su padre en Madrid. Así Hache se integra en el complejo ámbito social de su padre que se reduce a Dante y Alicia.

La presencia de Hache en Madrid nos permite deshilvanar los problemas que este trío (Federico Luppi –Martín-, Cecilia Roth –Alicia- y Eusebio Poncela –Dante-) alberga en sus relaciones entre ellos mismos. Esta es una historia de personas (un bisexual, un experimentado escritor que presume de moral y una guapa buscavidas caducada) que están condenadas. Los tres han escogido una vida y ahora sufren las consecuencias de las limitaciones del acto de elegir.

El director coloca estratégicamente la figura de Hache como el joven que nos sirve de escape; sin embargo, la historia se despreocupa de Hache. Es sólo una entrada para las complicadas situaciones del resto, mediante los consejos que unos y otros le ofrecen a Hache acerca de hacia dónde dirigir su vida. La película ¡tampoco! tiene como objetivo hablar deMartín, ya que poco a poco la historia se va corriendo hacia el resto de los personajes.

Después de esta breve introducción quisiera destacar que esta película refleja la problemática de muchos adolescentes y que a la luz del corto plazo de unos años después de haberla visto, mas bien, luego de la lectura de algunos textos durante el transcurso de ese tiempo me encuentro ante una posición distinta, es decir pudiendo apreciar otros observables que en un principio habían pasado desapercibidos, con lo cual se me han resignificado algunas cuestiones, siendo una de éstas la que pretendo desarrollar.

En este film, a grandes rasgos, lo que se puede ver es el tránsito de un sujeto en su adolescencia, de un sujeto aún sujetado a otros, en constitución, con los sinsabores de los circunstancias de la vida con los cuales nos hemos confrontado todos directa o indirectamente en algún momento, las relaciones con los pares, con las drogas, el sexo, el alcohol; temas todos que desde luego, dan para desarrollar, que no son para menospreciar, pero sobre lo que quisiera centrarme es en la resignificación a la que antes hacia referencia, con la cual me encontré al haber podido relacionar el film con esa pregunta que muchas veces leí y finalmente después advertí pudiéndola vincular con hechos de la vida.

Esa pregunta fundamental, ésa pregunta, la cual podría decirse que nuestra vida gira alrededor de ella, puede articularse en un principio en solo dos significantes ¿che vuoi?” (3), ¿que desea?, ¿qué quiere el Otro de mi?, ¿qué soy para el Otro? y así mismo el concepto de “fantasma”, con la cual esta asociada la posibilidad de ésta interrogación.

En el film se puede estimar la noción de este concepto de “fantasma”, su precariedad en Hache y en Alicia, sus diferentes respuestas a esa precariedad y desamparo; el proceso de esa respuesta que el sujeto da a aquella pregunta, pregunta enigmática y por lo tanto angustiante por el deseo del Otro, por no saber ¿que soy? para ese Otro.

Fundamentalmente voy a centrarme en destacar esta interrogación en dos actores: en Hache y en Alicia y los recorridos en los que se ven expuestos fruto del fantasma que los habita. Si bien queda claro que en estos dos actores está viabilizada la interrogación acerca del deseo del Otro, también queda claro que no es nada fácil encontrar una respuesta y es aquí donde quisiera comenzar a citar un primer párrafo del libro de Silvia Amigo (4) que dice:

“…poder contestar que es lo que quiere uno viene luego de haberse podido dar en el fantasma una respuesta acerca de que quiere el Otro. Es por creer haber podido deducir el deseo en el Otro que puede surgir una respuesta fantasmática que va a decidir cual ha de ser el deseo de uno…”

A colación de estas palabras quisiera rescatar un diálogo de la película, el cual Hache tiene con Dante, con respecto a su padre (Martín):

– Hache: “…papá no tuvo los hijos que hubiera querido tener y yo estuve siempre muy pendiente de su aprobación, pero nunca la tuve, nada de lo que yo sea capaz de hacer tendrá nunca la medida, ni la calidad, ni la perfección que él espera…”

– Dante: “… lo único que importa es lo que tu esperas, tu medida, no la suya…”

– Hache: “… no es de él, es cosa mía, es una sensación mía, él nunca lo dijo, nunca me ha echado en cara los errores, al contrario, les restaba importancia, me alentaba a seguir, yo era muy vago, no me gustaba  estudiar, sentía que estaba perdiendo el tiempo, y él estaba de acuerdo, el secundario era una pérdida de tiempo pero había que terminarlo, yo me mandaba cagada tras cagada y el siempre lo aceptó sin insultos, sin castigos, igual yo siempre sentí que le jodía, le jodía tanto que empezó a apartarse, empezó a poner distancia entre él y yo, el hijo varón no le salió como el quería, aceptó la derrota, empezó a apartarse cada día más hasta que un día me di cuenta que había perdido la ilusión, ya no esperaba nada de mí, yo se que me quiere, que quiere que me vaya bien, pero nada mas, no esperaba nada de mi, el verdadero sueño dorado de los padres, algún día poder llegar a sentirse orgulloso de lo que ha podido llegar a ser su hijo…”

Hache, un sujeto todavía sujetado al don fálico del padre, un sujeto en constitución fantasmática, de tránsito por la segunda vuelta edípica, de tránsito por la adolescencia y en donde se producirá, o no un fantasma deficitario, es decir, una respuesta más o menos estable o no.

En el caso de Alicia, aludo a algunas partes del dialogo angustiante con “su pareja” Martín  (padre de Hache):

Alicia: “…no se si me querés, no sé quien soy… ”; “…¿por que no me busco alguien que me ame?…”

Aquí se puede ver como dice Silvia Amigo (5):

“…el sujeto habrá perdido la disponibilidad de su fantasma. En esas condiciones el sujeto ha perdido su brújula, no puede saber lo que desea, porque al no poder creer situar lo que desea el Otro, ya no sabe lo que desea él…”

Aquí se manifiesta como Alicia ya no sabe lo que Martín desea, ese cogito falaz del neurótico: “me aman, luego soy”, esa demanda de amor y del saber, propia de la neurosis.

Silvia Amigo (6) comenta:

“…para todo sujeto es vital encontrarse dónde alojarse en el campo del Otro. Claro que para encontrar el alojamiento tiene que haber un cuarto disponible…” 

Esto lo vemos expresamente cuando Blanca (Madre de Hache) en un diálogo con Martín (padre de Hache), le dice:

– Blanca: “…Hache, no tiene habitación, no tiene lugar, no encaja en ningún lado, es mi hijo pero también es tuyo y yo no voy a arriesgar lo que me costó conseguir…”

Aquí vemos como la madre no ofrece un lugar, ni siquiera en su casa, no quiere que viva con ella, y esto se lo expresa al padre de Hache muy claramente, como así también se lo hace sentir a Hache y éste lo percibe, y lo menciona en un diálogo con su padre al que le expresa:

– Hache: “…no, no me lo dijo, pero me hizo sentir que sobraba…”; “…y en tu casa también sobro, vos no querés que viva con vos…”
En estos relatos vemos como en la línea discursiva de Hache se ve que está perdido, no encaja en ningún lado, sobra; esta desorientado, producto de la caída seguramente de identificaciones, de los duelos que tendrá que elaborar ya sea con respecto a sus padres como a aquella imagen infantil que le permitía andar, imagen luego distorsionada ante la irrupción de lo real propio del segundo despertar, además de la característica del contexto actual en el cual justamente se destaca la decadencia, el desfallecimiento, la caída de la función paterna,  desorientación en Hache que también nos hace pensar en esa orientación justamente que da al sujeto la marca del nombre del padre.

Silvia Amigo nos dice (7):

“…para encontrar allí un lugar hay que haber localizado que lugar hay en ese campo. Si no se localiza lo que le falta al Otro, no puede hallarse alojamiento en ese campo, por esto tiende a ser de vida o muerte para el sujeto encontrar la falta en el Otro, por que esa falta demarcará el lugar donde el sujeto va a encontrar su morada …”

Falta en el Otro, lugar éste que Hache esta buscando y que Alicia encuentra en la muerte.

También hay un dialogo entre Alicia y Hache en la orilla del mar en el cual ésta le dice:

– Alicia: “…estoy caliente, quiero que me cojas, quiero coger con vos…”

Y luego ya con un paradojal  tono de arrepentimiento, le dice:

– Alicia: “…estoy desorientada, estoy perdida, no tengo rumbo…”

Al poco andar Alicia se suicida tomándose unas pastillas y arrojándose a una piscina, esto podría reflejar como ella se queda sin un marco de significación fálica, sin recursos para poder seguir jugando con el deseo del Otro.

A continuación cito un dialogo significativo entre Hache y Dante:

– Hache: “…no me quise matar, pero no me vas a creer, no se que carajo pasa pero nadie me cree…”

 – Dante: “…¿como fue?…”

– Hache: “…me quería ir de casa, estaba enamorado de una chica, le dije que se viniera a vivir con migo  pero no me dio bola, me jodío pero en ningún momento se me ocurrió suicidarme por eso, me emborraché, tenia mucha bronca, quería  borrarla, dejar de pensar en ella, pero no podía, estaba en pedo, me metí mas vallas de las que podía, pero fue de boludo, Dante, te juro, mi vida no será maravillosa, pero no me dan ganas de matarme, tampoco me importa estar vivo, si estoy vivo sigo…”

– Dante: “…siempre hay que seguir, aunque sea por curiosidad, dale ya has encontrado alguien que te cree…”

Intervención esta ultima que ilustra como Dante ofrece un lugar a Hache donde alojarse.

Salvando las distancias, podríamos situar a Hache, como un sujeto en el cual todavía es necesario que el borde cobre espesura para definir una estructura, como un sujeto en acting, un sujeto adolescente, en tiempos de constitución fantasmática, que está dentro de los tiempos normativos, propios de la adolescencia, un sujeto que esta buscando un rasgo propio que le de soporte a su nombre y apropiarse del mismo.

Alicia, evidentemente al no poder ofrecer su cuerpo, es decir cuando el goce perdido reclama satisfacción, no tiene recurso, no puede recuperar goce, ante la falla de sellamiento fantasmático y termina cometiendo un pasaje al acto, un suicidio, se identifica con el objeto deshecho que descubrió ser para el Otro, ese Otro encarnado en Martín, ese Otro que permanentemente parecía no darle un lugar en el que ella pudiera alojarse, no había un don de amor; siendo, como en toda posición femenina, mas sensible la mujer a esta falta de don fálico, don fálico que al no haber, la conduce al fracaso del fantasma.

En Hache esta falta de don de amor, también es dificultosa, ya que el varón tiene que pasar por la idea de que el padre lo pasiviza, lo somete, debiendo tener que matar al padre, si quiere salir de esa situación homesexual”.

Aparentemente el padre da lo que tiene, menos el don de amor, ese don de amor que consiste en dar lo que no se tiene, expresión un tanto enigmática de Lacan y de la cual Indart (9)echa algo de luz sobre ella, comentando:

“…creo que la definición de Lacan introduce la sutil diferencia que hay entre la imposibilidad de dar y dar la imposibilidad… ”

En el dialogo de una escena Martín dice con respecto a Hache:

– Martín: “…si esta decidido lo va a hacer, da igual, lo que me cabrea es no entender, le dimos todo lo que pudimos, fue un chico feliz, sin problemas, cuando nos separamos tenia catorce años, se supone que ya era un chico formado, ¿que hice?, no tiene sentido…”

Podríamos contestar que, lo que no hizo, es precisamente darle un nombre, es necesario contar con él, tener un nombre, para poder hacer algo con él, por ejemplo usarlo, y recordando que, si bien el nombre propio no significa nada, esta cargado de múltiples significaciones (del Otro) (10).

Finalmente, uno de los mensajes más significativos de la película fueron las palabras pronunciadas por Alicia cuando estaban todos presentes, Hache, Dante y Martín, todos opinando acerca del intento de suicidio por sobredosis cometido por Hache en el cual dice:

– Hache: “…no quise matarme, no quiero matarme, no  tengo ganas de matarme. No me jodan mas, cuídense ustedes, vivan su vida…”

Y luego de unos intercambios entre ellos, Alicia contundentemente señala con referencia a Martín:

– Alicia: “…le quitó el nombre, no tiene nombre y además lo llama Hache, la hache no existe, es una letra muda, lo borraste…”

Sabemos que es necesario que el sujeto sea nombrado, sea deseado, se lo significantice, se le de un lugar en el Otro, entonces me pregunto, como también se pregunta Alicia, si le quitó el nombre y además lo llama Hache, ¿Quién es este sujeto?; sujeto que necesita tener un nombre para poder así ser nombrado para; Lacan situó que (11):

 “…un nombre nunca es un significante como los otros, sin duda, es importante tenerlo, pero ello no significa que se acceda a él… ”

Al final de la película, por lo menos, parece haber una brizna de esperanza, Hache, hace un significativo giro y al despedirse, en un cassette de video dice:

– Hache: “…Ya no soy un chico, no se que carajo soy, pero se que soy yo y que vos, sos vos y no podemos vivir la misma vida. Cuando estoy con vos estoy bien pero me siento un chico y necesito saber si puedo vivir solo, quiero ver si puedo, si tengo los huevos de vivir solo…no encontré mi vocación, sigo igual que siempre, sigo pensando…

Como vemos Hache tiene que construir nuevas argumentaciones discursivas, las de la niñez ya no sirven. A partir de allí va a contar con la posibilidad de autorizarse a ensayar alguna respuesta. ¿Podríamos conjeturar que hubo separación de la alineación al significante del Otro?; por el momento no lo sabemos, es una posibilidad, el tiempo testificara, repetición mediante si esto es así o no; posibilidad que seguramente podría permitir experimentar el desarrollo de un análisis bien llevado sumergiendo a Hache en ese sentimiento de duelo, que tan bien transmite aquella letra de tango cuando dice:

“…si arrastre por este mundo la vergüenza de haber sido y el dolor de ya no ser…” (12)

la vergüenza de haber sido alguien para Otro, así sea un lugar de injuria, de humillación que fue el sujeto como objeto ya que es un lugar al fin y al cabo y el dolor de ya no ser, de no tener momentáneamente un lugar donde alojarse, de ocupar un lugar en el Otro, momento en que se podan, demuelen las atribuciones mortificantes que lo constituían.

BIBLIOGRAFIA

(1)     www.cinenacional.com
(2)     Borges, Jorge Luis. “Ajedrez”. Obras Completas.
(3)     Jacques Cazotte. El diablo enamorado. Colección Laberinto
(4)     Silvia Amigo, “Clínica de los fracasos del fantasma”. Cap. 1. Ediciones HomoSapiens.
(5)     Silvia Amigo, “Clínica de los fracasos del fantasma”. Cap. 1. Ediciones HomoSapiens.
(6)     Silvia Amigo, “Clínica de los fracasos del fantasma”. Cap. 7. Ediciones HomoSapiens.
(7)     Silvia Amigo. “Clínica de los fracasos del fantasma”. Cap. 7. Ediciones HomoSapiens.
(8)     Silvia Amigo. “Clínica de los fracasos del fantasma”. Cap. 7. Ediciones HomoSapiens.
(9)     Juan Carlos Indart. “Problemas sobre el amor y el deseo del analista”. Pag.56. Manantial.
(10)   Guillermina Díaz. “Bordes. Un limite a la formalización”. Ediciones Homosapiens.
(11)   Lacan, Jacques. “Seminario 5. Las formaciones del Inconsciente”. Paidos.
(12)   Cuesta Abajo “Tango”. 1934. Música: Carlos Gardel. Letra: Alfredo Lepera.

*** Texto presentado en la Jornada del 20 de Diciembre de 2006 organizada por delpuente, en el -MUSEO ROCA. Instituto de Investigaciones Históricas. Secretaría de Cultura de la Nación.- Vicente López 2220. Recoleta.-

 

tudivanpsiMartin Hache